Caso 1

Un caso real: Una madre joven viuda y su hija de 18 años.

La madre trabaja como dependienta en horario partido y la hija estudia un FP. Viven en una situación de gritos y discusiones constantes, y desde que falleció el padre esta situación se hace cada vez más  aguda: gritos, portazos, salidas nocturnas de la hija, llega muy tarde o llega otro día y ni siquiera se ven, vuelven a discutir …se marchan enfadadas otra vez.

A la madre le recomendaron y le hablaron de la mediación familiar; acudió y le informaron de qué se trataba. Se lo contó a la hija que, aunque no quería ir, aceptó.

Al llegar a la mediación, la mediadora  le explicó la seriedad de una mediación, y que tenía la opción de no hacerla, pero una vez iniciada, ella estaría de acuerdo en llevarla a cabo voluntariamente

El desarrollo de esta mediación se llevó a cabo en 6 sesiones, a través de las cuales se fueron manifestando por parte de cada una sentimientos, incomprensiones, confusión de roles,  desacuerdo en normas de comportamiento y horarios. Así como ausencia de cariño y atención entre las dos.

La mediación se llevó a cabo de la siguiente manera:

  1. Gestión de hechos:
  • La madre:

– Tengo que trabajar y mucho.

– A tu padre ya no lo tenemos

–  Estoy muy cansada

– Cuando llego a casa quiero un poco de tranquilidad

-Pienso que podrías colaborar un poco más en las cosas de la casa

– Quisiera que te tomaras en serio tus estudios

  •   Hija:

– Quiero hablar contigo, pero nunca estás en casa o estás muy cansada

– Todo lo que hago te parece mal

– No te interesa con quien salgo

– No tengo ganas de estudiar, me parece absurdo el FP

– Siempre gritas.

2. Desarrollo

A partir de estos hechos empiezan a salir los sentimientos. Todo lo han dicho en tono nervioso, intranquilo y lleno de dudas.

En este escenario de hechos tan reales, la mediadora busca a través de la empatía entender la situación de cada una y transmite de forma sutil los hechos y sentimientos de una a otra; y así ellas no se enfrentan. Tienen un puente de comunicación que les está ayudando para que se puedan escuchar ; y es aquí donde se aprecia la primera solución: ambas se están escuchando, cosa que no pasaba desde hacía mucho tiempo.

Se establecen tiempos de participación, respeto y se procura en todo momento que cada una de las partes sea validada para que se mantenga la neutralidad de la mediadora.

Ambas siguen el proceso de mediación y después de algunas sesiones, han llegado a un acuerdo. Un acuerdo que han pensado ellas durante  el proceso, y que no ha propuesto la mediadora. La mediadora es imparcial y procede con rectitud, no tiene ningún designio anticipado ni a favor ni en contra.

3. Conclusión

Se redacta un acuerdo para mejorar la comunicación entre ellas, en el que se especifican unas pautas de forma natural , partiendo de la base del conocimiento de lo que cada una espera de la otra.

 

Como se puede observar es un conflicto, en el que se ha llegado a tiempo y ellas, reconociendo que tenían un problema, después de varias sesiones han llegado a un acuerdo. Es un ceder para ganar.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s